Reseña en La Opinión de Málaga, José Antonio Sau, 4 de julio de 2021.

Kepa Murua recrea en ‘Elegancia’ la vida del gran diseñador vasco Cristóbal Balenciaga, una efímera, pero bella biografía novelada.

Leer la reseña en La Opinión de Málaga

No tengo mucha idea de moda, la verdad. Es algo que debía confesar en algún punto de mi vida y he aprovechado estas páginas literarias para decirlo. Es una revelación cómplice con usted, lector, que seguramente acuda a este suplemento a refugiarse del ruido y la tristeza y busque sosiego y buenas recomendaciones literarias. No sé mucho de moda ni me interesa en absoluto ese mundo. No he asistido jamás a pasarela alguna ni creo que lo haga antes de hacer mutis por el foro, ojalá tarde muchos años. Pero sí sé quién es Cristóbal Balenciaga. Es una figura de la moda, pionera, uno de esos gigantes del buen gusto y la elegancia que nos dejó el maldito siglo XX y que en mi escueto imaginario de la moda relaciono con la Callas, Onassis o Jackie Kennedy (igual no vistió nunca a ninguna de esas damas), pero que, a decir de los expertos, fue decisivo en las generaciones posteriores de modistos, diseñadores y sastres. En cierta forma, fue un adelantado a su tiempo y un gran humanista que hablaba de la belleza del cuerpo femenino a través de los tejidos que podían envolverlo para darle aún más realce, para que cualquier mujer brillara en un tiempo (le tocó vivir la Guerra Civil y la II Guerra Mundial, por ejemplo) en el que todo parecía apagarse. Kepa Murua hace en ‘Elegancia’ una bellísima y efímera biografía novelada del genio vasco: no hay aquí un despliegue monumental y matemático de datos y revelaciones de mal gusto; no hay una exhaustiva recopilación de adulaciones y semblanzas con objetivos propagandísticos. No, no hay nada de eso. Sino que el escritor, paisano de Balenciaga, se acerca con mimo y discreción al personal mundo de un creador que poseía tantos dones para aquello a lo que dedicó su vida que no podría haberse dedicado a otra cosa.

Están en este texto ficcional, pulcramente editado por Editorial Menoscuarto, los orígenes humildes del genio (vivió su infancia en Guetaria o Getaria -País Vasco-), la relación de amor con su madre, costurera, y cómo esta moldeará con éxito notable la autoexigencia del diseñador que revolucionará la moda, el vínculo con el padre fenecido (era pescador), las primeras oportunidades que le brindó la vida, siendo aún un niño, para confeccionar sus primeras prendas (famosa es su anécdota con la marquesa de Casa Torres), los años de aprendizaje, su paso por San Sebastián, Madrid, Barcelona, su traslado a París, ciudad a la que sedujo con su estilo inimitable e hipercreativo, y en la que pasó varias décadas, sus agobios empresariales, el amor o su especial trato con las clientas de la alta costura.

El texto es efímero, breve, apenas una nouvelle que encierra un cierto aire épico, poético y, por qué no, reivindicativo, acerca de la personalidad del genio de la alta costura y de su, al parecer, enorme legado e innovación en un mundo muy competitivo y en el que, pese a ser español, destacó y marcó tendencia. Es una novela corta hecha de retales de la vida del modisto que, como los buenos vinos, dos deja con ganas de más.