El gato negro del amor

Qué Leer, enero 2012, Enrique Villagrasa

El gato negro del amor (Calambur), de Kepa Murua (1962) es el último poemario de este autor donde la fuerza del amor, del dolor, de los paisajes, se hacen verso en perfecta transustanciación. Es, no cabe duda, una catarsis victoriosa del yo poético, aunque el autor se haya dejado la piel y el alma, como debe ser, en esta escritura sometida a ritmo y mimada hasta el exceso porque es un poeta de raza y ama las palabras, el lenguaje, hasta sus últimas consecuencias, el beso final. Acertada metáfora la del gato en el juego de la vida.

Murua, un solitario entre nosotros

Qué Leer, nº 133, junio 2008

Es kepa Murua un autor de culto que sigue indagando en los recovecos del ser humano desde una posición muy independiente.

Kepa Murua (Vitoria, 1962) es un francotirador, un personaje clave en la cultura del Euskadi contemporáneo, pero que va por libre, fiel al título de uno de sus poemarios: Abstemio de honores.

Se mueve en los resbaladizos terrenos de los deberes y quehaceres del hombre moderno justamente en un entorno tan difícil como el suyo, en un lugar donde hay pulsiones humanas enfrentadas que generan dolor y extrañeza. Es la suya una poesía incómoda cuya lectura no es fácil ni complaciente, pero que aporta una mirada que penetra muy profundamente en muchas cuestiones relacionadas con el ser y sobre todo con el sentir.

No es nada (Calambur) es el último poemario de Kepa Murua, publicado después de su magistral especie de diccionario que llevaba por título Del interés del arte por otras cosas (Ellago). En más de doscientos poemas,  dibuja su apuesta por la vida, sus momentos y su recuerdo, porque  “la eternidad del amor/ es confundirse de cuerpo/ creyendo que alguien te ama.”

La lectura de estos poemas es necesaria y justa, porque dan cuenta de la vida que nos ha tocado en suerte.

Enrique Villagrasa.