Escritor

Etiqueta: Poemas Kepa Murua Página 1 de 3

Mapa poético

Poetas ingleses, decidme, ¿qué puerta es distinta
para que no se pase?; y vosotros, poetas españoles,
decidme si todas las naciones son iguales.
Franceses, italianos, portugueses,
poetas de idiomas parecidos, decidme,
¿por qué hablamos una lengua con intereses diferentes?
Poetas polacos decidme, ¿aún se abren las iglesias de noche?
Poetas húngaros, eslovacos, lituanos, decidme,
¿qué es tener la historia de lado y de frente?
Poetas austriacos, poetas alemanes, después de lo vivido,
¿por qué vuestra política parece diferente?
Poetas nórdicos, decidme, ¿por qué bajo el cielo hermoso
en los felpudos se guardan las historias tristes?
Poetas holandeses, belgas, checos, poetas búlgaros o griegos,
¿es la cultura algo que nos distingue del deporte?
Decidme, ¿alguno se acuerda de las escuelas que nos hicieron libres?
Poetas rumanos, ¿qué se siente cuando se es vigilado por los vecinos?
No somos tan distintos como se cree. Quizá los haya ricos
o entre nosotros unos sean más pobres que otros,
más altos, más rubios, morenos o más fuertes,
más bellos o menos guapos; pero, seamos como seamos,
al final conversamos con Dante, Rilke o Blake y aprendemos
a mirar con Miguel Ángel, Rembrandt, Monet, Turner o Munch.
¿Ayuda mencionar a Beethoven, Bach, Mozart?
El pop, el rock o el punk y el tecno nos igualan en partituras diferentes.
Dejo a los dictadores de lado; no menciono a los científicos
porque la lista es grande. No puedo enunciar todo lo que nos une,
seguro que me olvido de muchos, pero decidme,
¿qué es lo que no se escucha en un tiempo que nos compromete?
Y ¿por qué se olvida que la Biblia o las grandes epopeyas
no pertenecen a un solo autor o un solo pueblo?
O ¿por qué el mundo no es de unos pocos; ni el mar de los osados
ni el cielo de los aventureros?
Decidme, ¿por qué soy yo distinto a vosotros?
Poetas rusos, poetas americanos, poetas canadienses,
¿por qué el mundo no se comparte?
Poetas irlandeses, escoceses: ¿por qué se parte de viaje
con una melodía entre los labios? Poetas chinos, poetas orientales:
¿por qué se desprecia la sabiduría para aparentar ser fuertes?
Poetas australianos, africanos: ¿de verdad estáis alejados?
Poetas latinoamericanos: ¿por qué os sentís inferiores?
Poetas judíos: ¿por qué quebradizos?
Poetas palestinos: ¿por qué ese silencio ante vuestra gente?
Poetas sirios, poetas afganos, poetas indios, decidme:
¿estáis de acuerdo con las recomendaciones de los expertos?
Poetas extraterrestres: ¿se nos ve desde ahí arriba?
¿Se nos entiende? ¿Cambiará el mundo?

© Del libro inédito, Escribir y volar.
© Fotografía: Raúl Fijo.

Kepa Murua eleva al cubo su poesía de juventud en «Trilogía del corazón»

La reedición de los tres poemarios recupera el orden original de escritura y aporta una nueva perspectiva sobre el reconocido autor.

El Correo, por N. Artundo, 4 de mayo de 2021.

Leer la entrevista completa en la edición digital de EL Correo

Calla el tiempo

© Del libro, Trilogía del corazón, Luces de Galibo, 2021.
© Fotografía de Rául Fijo.

Una puerta es un cuchillo

© Del libro, Trilogía del corazón, Luces de Galibo, 2021.
© Fotografía de Rául Fijo.

Una imagen y dos poemas de Trilogía del corazón

© Del libro, Trilogía del corazón, Luces de Galibo, 2021.
© Fotografía de Rául Fijo.

Será que estoy desnudo

© Del libro, Trilogía del corazón, Luces de Galibo, 2021.
© Fotografía de Rául Fijo.

Bandera

© Del libro, Trilogía del corazón, Luces de Galibo, 2021.
© Fotografía de Rául Fijo.

Cielo de lobos

© Del libro, Trilogía del corazón, Luces de Galibo, 2021.
© Fotografía de Rául Fijo.

La broma

El día que muera

El día que muera
no me enterréis con los míos,
dejadlos en paz.

Dejad a los Aurizenea con su timidez y su belleza
alzarse sobre una colina
con el apellido a cuestas.

Dejad a los Murua descansar por fin
con su inteligencia
y sus ojos ruidosos.

Dejad a mis amigos en su descanso.
A mis enemigos, dejad que sus huesos
les coman los gusanos.

Disfrutad de la fiesta el día que muera.
Prohibid exequias, negad mi buen nombre,
bebed un vaso de vino.

Leed algo, quizá un poema, pero no mío.
Y ahuyentando mi memoria
con una bengala detrás del horizonte, olvidadme.

Aventad mis cenizas el día que muera
en un círculo hecho silencio.
Ese día descansad y dejadme.

Y si alguno de vosotros llora
decidle que si es triste el recuerdo
la vida mereció la pena.

© Del libro No es nada, Calambur 2008, Amazon 2019.

Página 1 de 3

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén