Escritor

Etiqueta: Escribir y volar

Árboles torcidos

He escrito mucho para llegar hasta aquí.
Poemas sin éxito, hojas de hierba sin lectores,
árboles torcidos ante las raíces del presente.
He llegado a completar un vacío, inmenso donde los haya.
Sé hacer otras cosas, pero quizá mi función sea esta:
escribir poemas para unos pocos lectores.
Para unos pocos lectores –­cada vez menos–
que desean sanar su ceguera y curar su intranquilidad,
pero no en un palacio remodelado.
Sospecho que la vida continúa con cada salto:
el salto de una página a otra, de un sentido a otro,
y que permanecen en las ramas del olvido, unas junto a otras.
Todo comenzó con un primer libro donde no se dice nada
que no se haya dicho en otros.
Pero cuando el poema se desprende del tronco de la página
su alcance es ilimitado:
poemas que se liberan y piensan por sí mismos,
brazos en los codos de cada instante,
caricias en una lengua distinta,
oídos en unos oídos diferentes.
Separados en una primera instancia de los lectores
como las almas de los vivos y los muertos.
Ojalá no me lean todos.
Que no sean muchos.
Unos pocos son suficientes.

Del libro inédito, Escribir y volar.

Mapa poético

Vídeo-lectura del poema inédito «Mapa poético» del libro Escribir y volar, publicado en la Revista Innombrable de Colombia.

Publicado en abril 7 de 2020

MAPA POÉTICO

Poetas ingleses, decidme, ¿qué puerta es distinta
para que no se pase?; y vosotros, poetas españoles,
decidme si todas las naciones son iguales.
Franceses, italianos, portugueses,
poetas de idiomas parecidos, decidme,
¿por qué hablamos una lengua con intereses diferentes?
Poetas polacos decidme, ¿aún se abren las iglesias de noche?
Poetas húngaros, eslovacos, lituanos, decidme,
¿qué es tener la historia de lado y de frente?
Poetas austriacos, poetas alemanes, después de lo vivido,
¿por qué vuestra política parece diferente?
Poetas nórdicos, decidme, ¿por qué bajo el cielo hermoso
en los felpudos se guardan las historias tristes?
Poetas holandeses, belgas, checos, poetas búlgaros o griegos,
¿es la cultura algo que nos distingue del deporte?
Decidme, ¿alguno se acuerda de las escuelas que nos hicieron libres?
Poetas rumanos, ¿qué se siente cuando se es vigilado por los vecinos?
No somos tan distintos como se cree. Quizá los haya ricos
o entre nosotros unos sean más pobres que otros,
más altos, más rubios, morenos o más fuertes,
más bellos o menos guapos; pero, seamos como seamos,
al final conversamos con Dante, Rilke o Blake y aprendemos
a mirar con Miguel Ángel, Rembrandt, Monet, Turner o Munch.
¿Ayuda mencionar a Beethoven, Bach, Mozart?
El pop, el rock o el punk y el tecno nos igualan en partituras diferentes.
Dejo a los dictadores de lado; no menciono a los científicos
porque la lista es grande. No puedo enunciar todo lo que nos une,
seguro que me olvido de muchos, pero decidme,
¿qué es lo que no se escucha en un tiempo que nos compromete?
Y ¿por qué se olvida que la Biblia o las grandes epopeyas
no pertenecen a un solo autor o un solo pueblo?
O ¿por qué el mundo no es de unos pocos; ni el mar de los osados
ni el cielo de los aventureros?
Decidme, ¿por qué soy yo distinto a vosotros?
Poetas rusos, poetas americanos, poetas canadienses,
¿por qué el mundo no se comparte?
Poetas irlandeses, escoceses: ¿por qué se parte de viaje
con una melodía entre los labios? Poetas chinos, poetas orientales:
¿por qué se desprecia la sabiduría para aparentar ser fuertes?
Poetas australianos, africanos: ¿de verdad estáis alejados?
Poetas latinoamericanos: ¿por qué os sentís inferiores?
Poetas judíos: ¿por qué quebradizos?
Poetas palestinos: ¿por qué ese silencio ante vuestra gente?
Poetas sirios, poetas afganos, poetas indios, decidme:
¿estáis de acuerdo con las recomendaciones de los expertos?
Poetas extraterrestres: ¿se nos ve desde ahí arriba?
¿Se nos entiende? ¿Cambiará el mundo?

Ver el vídeo completo: https://bit.ly/2JPMlZO

Escritura

Detrás de esa ventana hay un poema.
Uno que vuela y es la vida misma:
humilde, bella, serena, en calma.
Cada coche que pasa lleva en su interior
una historia. Cada mar un río.
Cada camino hasta la montaña
se pierde con cada abandono:
el tiempo que habla, como si nada,
que vuelve, como si volara.
En las nubes de la memoria
cada protagonista escribe su novela.
Con cada recuerdo puede que se confiese;
cuando se lee una página
se observa el origen desde lo alto:
el nacimiento del agua en la roca que se parte.
Hay que ser muy fuerte para hacerlo.
Pero, ¿quién es el que conduce solo?
Los árboles pasan, la carretera
nos dice que algo sucede.
¿Quién es el que se para?
Se detiene la escritura, la vida se congela,
se abre la ventana, el pájaro se asoma.


Poema del libro inédito, Escribir y volar.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén