Escritor

Etiqueta: arte y fotografia

Las huellas humanas

El Correo, noviembre 2009.

El poeta Kepa Murua y el fotógrafo José María Álvarez cierran con el libro ‘Faber’ su trilogía en torno a los paisajes «La fragilidad del ser humano, contrapuesto a la solidez del paisaje» es una de las cuestiones que se reflejan en el libro Faber, que cierra la trilogía conjunta del fotógrafo José María Álvarez y el poeta Kepa Murua. El primer trabajo, titulado Itxina. Paisajes de luz’ (Bassarai, 2004), recogía con imágenes y poesía las formas naturales del paisaje en el área del Gorbea. «Tuvo un éxito inesperado, y la edición se agotó en menos de un año», recuerda Murua, que publicó el volumen dentro de la colección de arte de la editorial vitoriana.

Y apunta que «ya con la mano más suelta, porque hasta Itxina hacía tiempo que no trabajaba sobre un tema así, y con un paisaje más cercano al mío, el mar y la costa», surgió Flysch. La mirada devuelta’ (Bassarai, 2006), sigue el camino iniciado en Itxina. En este libro la mirada se posa en los acantilados de Zumaya y muestra el juego del agua y las formas de las rocas producidas por la erosión del mar.

Con Faber (Bassarai, 2009), el dúo dirige sus miradas hacia «el hombre constructor, que construye objetos y deja marcas y hechos diferenciales en el paisaje: señuelos, carreteras, cruces, señales…» Dentro de este proyecto, Murua ha desarrollado «un trabajo con prosa poética, en la que inevitablemente hay una poesía zen contenida». En ella «hay preguntas en torno a la vida, como ‘¿por qué estamos aquí?’», ejemplifica el escritor y editor.

A lo largo de las páginas de Faber, 60 fotografías y 40 poemas en euskera y castellano conforman una obra con un concepto «todo artesanal, en planchas, cuidado al máximo, con el fin de dar voz e imagen a un proyecto de reflexión sobre el ser humano». Y es que, en definitiva, en el libro se aborda «la importancia del silencio en medio del ruido del siglo XXI».
Murua admite que «no es algo nuevo en este campo o en otros, como la música de John Cage o la pintura de la escuela americana. Pero se trata de empezar de cero, con la intensidad de las fotografías, para intentar sorprender al lector y hacer que piense sobre lo que acontece, como cuando al mirar al cielo o al paisaje se deja llevar», expone el poeta, que subraya «la importancia del pensamiento y la mirada».

El vehículo literario son «estrofas de tres o cuatro líneas, con el fin de que el espectador las complete con su propia experiencia, con su biografía. El hombre ha de seguir adelante, sin olvidar su origen, su tradición y su cultura», sentencia el coautor.

Crítica a la ambición
«Es una especie de homenaje al ser humano que reconvierte el paisaje con su poderío, que también contiene una crítica a la ambición, desde la humildad, el silencio, la importancia de la comunicación, los gestos y opuesto al ruido». Y apunta el símil de «una plaza en silencio, con un árbol solitario, que está rodeada de ruido, bares y neones».
El autor prepara de cara al próximo año una nueva entrega de su obra poética. Será un volumen de 700 páginas, que Murua corrige y pule en un laborioso proceso.
N. A.
+ info

27.10.2009 –
N. ARTUNDO
EL Correo

El poeta Kepa Murua y el fotógrafo José María Álvarez recorren en un libro los acantilados de Zumaia

El País, enero 2007

La colaboración no es nueva: el fotógrafo José María Álvarez (Cacabelos, León, 1955) y el poeta y editor Kepa Murua (Zarautz, 1962) regresan con Flysch a la mirada a la naturaleza rocosa del País Vasco que ya estudiaron en Itxina. Si en aquel libro trataron de trasladar al lector la compleja estructura karstica de ese macizo rocoso del parque natural de Gorbeia, en esta ocasión, afrontan los singulares acantilados que recorren la costa entre Zumaia y Deba.

Murua ha recorrido durante años estos acantilados que ahora se comienzan a descubrir. El flysch es un tipo de sedimentación que se presenta en disposición vertical con alternancia de estratos de distinto origen. «El fenómeno es singular donde los haya y poco valorado, excepto por los vecinos de la costa guipuzcoana», reconoce Murua. «Además de sus virtudes geológicas, creo que su capacidad evocadora es única, una maravilla natural», añade.

El libro forma parte de la colección Bassarai Arte y en él alternan los poemas del escritor guipuzcoano con las imágenes de José María Álvarez. Son fotografías que nacen de la mirada de quien también es escultor. Álvarez, como en Itxina, se planteó su trabajo desde el paseo continuo, a todas horas: deambuló por todo este tramo de costa guipuzcoana en busca del detalle y sin miedo a la pleamar. «No fue sencillo, más que nada porque la marea comienza a subir, uno está cautivado por este acantilado tan extraño y de repente se encuentra en un lugar sin posibilidad de acceso hacia arriba. En más de una ocasión tuve que agarrarme a las cuerdas que dejan los que van a coger percebes», relata.

T. G. C.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén