Festival Internacional de poesía de Tanta, Egipto


He sido invitado este año al Festival internacional de poesía de Tanta, Egipto. Conocer nuevas tierras y llevar como equipaje la poesía, siempre será una gran experiencia… por ello, mi total gratitud a sus organizadores y a Abdul Hadi Sadoun, por la traducción de mis poemas.

Logo del Festival


AQUÍ, AHORA

Por caminos insospechados,
como he llegado hasta aquí
cuando no somos el resultado
de nuestras acciones pasadas.
De nuestras decisiones
–acertadas o erróneas–,
como si todos fuéramos iguales
y fuéramos, además, libres.
Como ahora, sin apenas tiempo
para saber lo que haremos
el día de mañana.
Tú y yo, por ejemplo.
¿Por qué quieres saber más?
Yo llegué un día a este libro
cuando sus páginas estaban cerradas.
Y tú llegarás a darte cuenta
de que no es tan triste
como parece a primera vista.
Por eso me preparo a conciencia
y le doy las gracias a la vida,
aunque nadie me oiga
o nadie vea cómo lo hago,
muchas veces con los labios cerrados.
¿Qué quieres que te diga?
Escribo aunque nadie me lea.
Aunque pocos sepan de mi existencia,
sin pensar en lo que vendrá después.
Sola la verdad: nuestra conciencia.


Abdul Hadi Sadoun, traductor

El joven

Ha caído en el abismo.
El pájaro revolotea en la amapola,
juega con la flor reseca
que atrapa el matorral.
Sus raíces no pueden ver
lo que acontece alrededor.
Sus ojos están ciegos;
no sabe por qué no puede volar.
Solo cuando la noche duerme
sobre su cabeza y el día
se confunde con su temblor
parece darse cuenta
de que algo se pierde en él,
aunque, luego, diga que no le importa.
Es como un pájaro en una jaula que se cree libre
o una flor en una cárcel cuando vive con agua.
Solo lo que quiere lo satisface.
Pero las horas lo persiguen
para que no olvide que lo que se quiere
casi nunca se consigue.
Joven a la espera de una luz
que lo rescate del infierno,
sombras envenenadas brillan en su interior.
Como la flor inmortal,
¡qué frágil es lo que se cree eterno!

Poema que pertenece al libro Pastel de nirvana, próximo a publicarse bajo el sello editorial Cálamo.

En la revista FAKE, especial “Hoteles”

Ana Gaitero | León

En toda ciudad hay un hotel de término al que recalan artistas y solitarios de todas clases. Tom Waits vivió en el Tropicana de Los Ángeles. En el Chelsea de Nueva York lo hicieron Andy Warhol, Arthur Miller, Stanley Kubrick y Bob Dylan. En el Pera Palace, de Estambul, Agatha Christie imaginó Crimen en el Orient Express. Borges y Bioy Casares fueron huéspedes habituales del hotel Cervantes de Montevideo. Y Proust del Ritz de París…

Leer el artículo completo en: La cultura llama otra vez al Quindós

Lo que hay que hacer

Revista Luke, nº 176, enero-febrero de 2017

Pero pronto aprendí que lo que se escribe debe ser tratado con mucho mimo y con mucho tacto. Con mucho respeto, como cuando se habla a un amigo o se escucha la confesión secreta de una amiga.

Ver reseña
servilletacubierta
Poemas de la servilleta nace de una pregunta. Ante todo nace de la necesidad de dar respuesta a esa pregunta recurrente en el escritor… Por qué escribir… por qué ser poeta… A lo largo de estas páginas Murua recorre una a una las habitaciones de su palacio interior donde, progresivamente, viaja del pasado al futuro y viceversa para entreabrir viejos cuadernos, mostrar costumbres y constantes rituales a la hora de escribir, crear y entender el arte.

Este libro pretende dejar espacio, airear y abrir camino a esas frases que consagran la creación y que se presentan libremente en una mente creativa.

A modo de tratado ciceroniano, Murua nos previene de lo que es y no es poesía, creación, ritmo y arte en general. Una lectura llevadera y fresca que establece los pilares de la intimidad de un hombre siempre en busca de respuestas.

Reflexiones y pensamientos. Voces del Festival de Poesía

El Norte (Argentina), 20 OCTUBRE DE 2012. Reflexiones y pensamientos. Voces del Festival de Poesía.

“La inspiración te tiene que pillar trabajando”, dijo a EL NORTE Cultural, Kepa Murua, poeta vasco que participó del Segundo Festival Internacional de Poesía de San Nicolás. “La poesía está en todos lados; en las publicidades, en el periodismo, en Internet, en Twitter, en las conversaciones, en las cartas personales”, agregó.

Jueves y viernes se llevó a cabo el Segundo Festival Internacional de Poesía “San Nicolás de los Arroyos”, organizado por la Asociación de Escritores Nicoleños. EL NORTE Cultural entrevistó a dos de los visitantes del extranjero: Kepa Murua, poeta vasco, y Stéphane Chaumet, poeta francés, quienes dejaron interesantes reflexiones.

Kepa Murua (Zarautz, 1962) es escritor, poeta, lector, incansable artista y eterno colaborador de proyectos literarios y culturales. Ha publicado numerosos poemarios y varios ensayos. La novela Un poco de paz será su primera incursión en el género. “Nací en un pueblo cercano a San Sebastián, pero vivo en Vitoria, la capital del País Vasco. Soy escritor, poeta, ensayista. Soy un escritor que siempre tiene detrás el tronco de la poesía. Trabajo diferentes géneros: narrativa, ensayo. Llevo publicados más de 20 libros. Hace dos años trabajaba en una editorial, pero el escritor venció al editor y cerré la editorial. Abandoné el campo de la edición y me dediqué en exclusiva a la escritura”, dijo Murua a EL NORTE Cultural.

“Para escribir mantengo una cierta disciplina, me gusta escribir a primera hora de la mañana cuando hay menos ruido -contó-. Corrijo mucho, leo, escucho música, paseo. Mi despacho está rodeado de libros, vivo sin televisión y con muchos libros, mucha música y mucho silencio. La inspiración te tiene que pillar trabajando. Hay que descansar de la escritura e ir al silencio y relacionarse con gente o viajar. Para mí es muy importante conocer a otros poetas, no solo conocer lo que leen y lo que escriben sino conocerlos personalmente”.

“Tenía pendiente conocer a Argentina, más allá de la capital. Creo que para conocer un país hay que conocer el interior. No tenía ninguna impresión de Argentina porque no me gusta llevarme por prejuicios. Venía vacío, medio desnudo, para llenarme. Y mi impresión es grata: principalmente la hospitalidad, la inteligencia y la ironía (que me ha gustado mucho), la música, las palabras, el juego, el humor, ustedes saben reírse de sí mismos. Me he sentido como en casa”, consideró.

Además Murua destacó: “Del Festival de Poesía me gusta esa combinación de poetas locales con internacionales porque brinda la mirada sobre diferentes voces y registros. A uno le puede gustar un poeta u otro, pero que entre todos demos una visión de lo que es la poesía o la literatura, es lo mejor que le podemos dar al público. Yo escribo desde la identidad de la poesía, con un lenguaje universal. He recorrido parte de Latinoamérica y Europa. Y en Argentina he leído poemas inéditos que no había leído nunca. Cuando leo interactúo con la gente, veo sus miradas, sus gestos, si sonríen o no, si están concentrados”.

“Internet, Facebook y Twitter tienen mucha poesía. La gente no lo sabe. Como género mercantilista a nivel de libros y ventas es algo muy minoritario, pero la poesía está en todos lados; en las publicidades, en el periodismo, en Internet, en Twitter, en las conversaciones, en las cartas personales”, destacó. Además opinó que “la lectura de poemas es algo cercano porque permite el acercamiento con el poeta. La lectura es importante sobre todo cuando se escucha al poema en su propia voz. Luego en los pasillos, hay intercambios de libros, de materiales. Esto es una maravilla sobre todo para la gente joven o los despistados que no pueden acceder a los circuitos de la poesía. En la poesía puede haber muchas cosas pero no hay dinero. Puede haber muchas cosas, incluso vanidad, pero no hay dinero. Entonces la poesía es libre, puede criticar todo, la política, la economía… En el futuro imagino que va a haber una dualidad muy bonita entre los e-books y el formato tradicional. Habrá un mercado de culto para el libro y otro mercado tecnológico con el e-book. Es imposible imaginar un mundo sin libros. No habrá gran producción, pero siempre habrá lectores. Cuando hay lectores, hay libro”.
+ info