Pastel de nirvana

EN EL REMOLINO DEL SUEÑO

No puedo ver mis pies en el sueño,
pero puedo sentir las manos de la noche
en el momento de levantarme a por un vaso de agua.
No puedo ver los pies por el suelo,
con los ojos cerrados puedo ver la noche
donde nada se mueve de sitio.
Si los abro, van de un lado a otro
en busca de una fuente para su subsistencia.
Se trata de ir a lo profundo, de bajar las escaleras
hasta llegar al nacimiento.
De volar encima de los cuerpos
que nos recuerdan quiénes somos.
De vernos cómo éramos en el pasado,
mucho antes de que naciéramos
o de que viviera el mismo Jesucristo.
Con las capuchas del suelo iluminado
puedo ver el sendero: las piedras a un lado,
el barro sucio, el río a otro, a pocos metros;
y la boca y los dientes y la piel dura
y los ojos brillantes de algunos animales
que parecen anguilas y cocodrilos.
No puedo llegar a lo profundo, a la verdad,
pero no es por miedo o por falta de atención
o de memoria: mis pies recorren los peldaños
de la historia. Los más terribles,
esos que podrían ser la razón de mi nacimiento
y también los de mi regreso.

Si los abro, veo antorchas en la orilla,
capuchas blancas que tapan el rostro.
Si los cierro: capuchas negras tras un altar
donde arde un libro abierto.
Las primeras páginas fueron arrancadas.
Las últimas podrían no estar escritas.

Escribir la distancia


Luces de Galibo
Colección: poesía, 17
Barcelona, 2012
Número de páginas, 232
PVP: 18,00 €
ISBN: 978-84-15117-15-5
 
 
La poesía es una conversación con el infinito, una confesión de otros lugares, de otros países, de otras tierras, sin límites geográficos ni históricos, un diálogo del individuo ante un tiempo que no tiene principio ni fin y que se presenta con un eco que une todas las distancias posibles. Escribir su distancia es, por tanto, necesario; intentarlo, al menos, inevitable.
Quizá sea así el amor.
Un oscuro licor
que nos atraviesa el cuerpo
desde la garganta
hasta los pies.
un aguardiente inesperado
que nos deja sin voz
en la mitad de la frente.
Un veneno necesario
que desde el placer de los sentidos
nos lleva al silencio
dejándonos temblando y sin habla.
“Porque escribir es seguir una distancia que pocos comprenden con el ruido de las cosas que se dicen o el maltrecho significado de las que se pronuncian.”
Kepa Murua (Zarautz, 1962) es escritor, poeta, lector, incansable artista y eterno colaborador de proyectos literarios y culturales. Será en la poesía donde encuentre su voz primera. Podemos destacar, entre otros títulos, sus poemarios Siempre conté diez y nunca apareciste (1999), Cavando la tierra con tus sueños (2000), Un lugar por nosotros (2000), Cardiolemas (2001), Las manos en alto (2004), Cantos del dios oscuro (2004), Poemas del caminante (2005), No es nada (2008), Poesía sola, pura premonición (2010) y El gato negro del amor (2011). Ha publicado, asimismo, los ensayos La poesía y tú (2003), La poesía si es que existe (2005) y Del interés del arte por otras cosas (2007), y los libros de artista Itxina (2004), Flysch (2006) y Faber (2009). La novela Un poco de paz será su primera incursión en el género.

El gato negro del amor


Calambur
Colección: Poesía, 126
Madrid 2011
Número de páginas: 96
PVP: 10,00 €
ISBN: 978 84 8359 227 4
La difícil poesía amorosa, por su uso y abuso, es un tema espinoso y lleno de uñas, como lo es este libro íntimo y de tono autobiográfico de Kepa Murua. El gato negro del amor es un libro que viaja: escrito entre Londres, Toronto, Nueva York y Vitoria-Gasteiz (entre los años 2005 y 2006), y es, a su vez, un viaje hacia la gama de colores que componen la imagen del amor, el desamor y la separación. Personificado el proceso en la elasticidad y ambivalencia del gato (el gato negro, el gato blanco, el gato gris, el gato del silencio, el gato de fuego…), Kepa Murua nos presenta a los personajes que componen este relato (los amantes, los escenarios, la memoria) con su habitual despojamiento retórico y, desde el distanciamiento que otorga el viaje, sin ningún patetismo. Hay dolor, pregunta y desconcierto, y grandes dosis de sinceridad, sobre uno de los recurrentes temas de la poesía, planteado en este libro desde una perspectiva netamente contemporánea.
 
 

Numai poezie, pură premoniţie


Numai poezie, pură premoniţie
(Poesía sola, pura premonición)
Edición en rumano y en español.
Editura Litera, Bucuresti, 2011
Número páginas 122
ISBN 978-606-600-409-1
© de la traducción: Diana Cofsinski, 2011
O carte despre unirea dintre timp şi viaţă, dintre om şi poet, dintre realitatea cea mai evidentă şi percepţiile cele mai ciudate ce ne explică prezenţa individului în faţa peisajului. Numai poezie, pură premoniţie se găseşte la limita dintre real şi imaginar şi trăieşte în mijlocul cuvintelor ce ne situează pe fundalul unui viitor ce se descoperă într-o privire poetică aparent difuză. Atmosfera este proprie poeziei viitorului, dar prezenţa este cea a unei fiinţe ce-şi pune întrebări despre viaţă în orice timp şi spaţiu, din aceasta sau din alte lumi posibile, deoarece chiar din imposibilitatea omului de a-şi cunoaşte destinul ia naştere numai poezie.
Un libro sobre la unión entre el tiempo y la vida, entre el hombre y el poeta, entre la realidad más evidente y las percepciones más extrañas que nos explican la presencia del individuo ante el paisaje. Poesía sola, pura premonición se encuentra en el límite de lo real y lo imaginario y vive en medio de las palabras que nos sitúan en el fondo de un porvenir que se descubre en una mirada poética aparentemente difusa. La atmósfera es propia de la poesía del futuro, pero la presencia es la de un ser humano que se interroga por su vida en cualquier tiempo y lugar, de este u otros mundos posibles, porque de la misma imposibilidad de conocer su destino nace la poesía sola.

Poesía sola, pura premonición


 
Ellago, Pontevedra, 2010.
Colección Poesía.
págs 542.
P.V.P. 25 €
I.S.B.N. 978-84-96720-91-6.

La unión entre el tiempo y la vida, entre el hombre y el poeta, entre la realidad más evidente y las percepciones más extrañas que nos explican la presencia del individuo ante el paisaje. Poesía sola, pura premonición se encuentra en el límite de lo real y lo imaginario y vive en medio de las palabras que nos sitúan en el fondo de un porvenir que se descubre en una mirada poética aparentemente difusa.
La atmósfera es propia de la poesía del futuro, pero la presencia es la de un hombre que se interroga por su vida en cualquier tiempo y lugar, de este u otros mundos posibles, porque de la misma imposibilidad de conocer su destino nace la poesía sola.
Tras el sugerente nombre de Poesía sola, pura premonición se esconde el nuevo y personal poemario de Kepa Murua, un trabajo impresionante que Ellago Ediciones acaba de publicar.
A lo largo de los ocho cuadernos que componen el libro, la poesía de Kepa Murua se nos presenta como una idea perfectamente pensada, donde el poeta la ha escogido entre otras muchas, dándole forma, para que la podamos ver en su plenitud.
Poesía sola, pura premonición se encuentra en el límite de lo real y lo imaginario y recoge la vivencia del poeta en el momento oportuno y en la edad más apropiada, esa en la que la vanidad necesaria para escribir se enfrenta con la suma de las experiencias cotidianas.
Kepa Murua (Zarauz, 1962) es, para muchos, poeta de culto. Desde luego es una de las voces más personales e inclasificables de la poesía actual, contando con una extensa y variada creación. Como poeta, ha publicado los títulos Abstemio de honores, Cavando la tierra con tus sueños, Siempre conté hasta diez y nunca apareciste, Un lugar por nosotros, Cardiolemas, Las manos en alto, Poemas del caminante, Cantos del dios oscuro y No es nada. Entre sus títulos, muchos han conocido exitosas reediciones y sus libros han sido traducidos a varias lenguas.
Su labor como escritor, sin apartarlo de la poesía, lo ha llevado a publicar los ensayos La poesía y tú, La poesía, si es que existe y Del interés del arte por las otras cosas, así como varios libros de artista, entre los que destaca Cuando cierras los ojos, Flysch, Itxina y Faber.
+ info

Faber

Bassarai, Vitoria-Gasteiz 2009.

Fotografías de José María Álvarez y textos de Kepa Murua.

136 págs.

P.V. P. 25 €.

I.S.B.N. 978-84-96636-36-1.

Faber cierra una trilogía. Y un sueño. Una aventura visual y poética de dos artistas que han colaborado conjuntamente, paso a paso, despacio, tras las imágenes, tras las palabras. A veces es difícil saber cómo ha surgido nuestra relación profesional, y sólo la distancia del tiempo nos ha permitido alcanzar una brizna del viento que nos ha acompañado. Tal vez nos haya unido una mirada sensible sobre nuestro entorno más próximo. Tal vez. Pero en el fondo los dos sabemos que trabajamos sobre la metáfora de la soledad. Y esta búsqueda de lo ausente ha guiado tanto la publicación actual como las anteriores: Itxina. Paisajes de luz (Bassarai, 2004) y Flysch. La mirada devuelta (Bassarai, 2006).

Los autores.

No es nada


Calambur, Poesía, 76.
Madrid, 2008.
264 pág.
14 €.
I.S.B.N.: 978-84-8359-016-4.
El hombre camina y contempla. Su tiempo pasa, y en los días encuentra certezas que no son arena entre las manos, pero tampoco la última palabra. Hay una nada del drama; hay otra de lo cotidiano que alumbra y crece. Los intentos enfrentan a la palabra con su dueño. Los fracasos anuncian que acaso la única ley son los estados de ánimo.
En No es nada, Kepa Murua ha levantado entre sí y los demás su hoja en blanco para que la luz del instante se refleje en el poema. Lo mismo que un espejo que se pasea por las calles. Como nunca antes, su voz se ha serenado para contar con otro ritmo, más suave, las horas que pasan y las verdades que llegan.
 
 


Libros traducidos

•  Sempre ho contato fino a dieci e mai sei apparsa, en Ediciones Empiria, Roma, Italia. Traducción de Sara Zangui, 2001.
•  Poemas en Ediciones Orpheu, Brasil.
Traducción de Angela Pieruccini, 2001.
•  Antología, en Ediciones Maneco Editora de Brasil.
Traducción de Angela Pieruccini, 2002.
Antología, Poesia Basca contemporanea en Maneco Editora de Brasil.
Traducción de Angela Pieruccini, 2003.
Antología Kepa Murua. Ediciones Atelier, Roma, Italia.
Traducción de Andrea Livini, 2004.
La poesía e tu. Edizioni Pendragon, Bolonia, Italia.
Traducción de Andrea Livini, 2004.
Siempre conté diez y nunca apareciste, Ediciones 6,45, Ankara, Turquía.
Traducción de Ali Karabayram, 2005.
Numai poezie, pură premoniție. Editorial Litera, Bucarest, Rumanía.
Traducción de Diana Cofsinsky, 2011.