El caminante mira a lo lejos
y ve un cielo naranja y hermoso
con una mano abierta.

Mira el dibujo del cielo
y ve tus pupilas
cuando cierras los ojos.

Tienen arrugas tus ojos.
Sombras de un azul
que son el agua del cielo.

Arcilla y barro de tierra.
Rastros de un mar ligero
que recorre tus venas.

A veces miramos el cielo
y vemos animales vivos
donde nos reconocemos.

En el firmamento
objetos extraños
nos salen al paso.

En la palma de la mano
la identidad sostiene
el rumor de las cosas vivas.

© Poemas del caminante, 2005.


© Ilustración de AFC, Mintxo.