La obra de Kepa Murua no debería ser explicada, como tampoco el arte necesita argumentos para justificar su existencia, pero, a veces, algunas palabras nos parecen importantes para llegar con seguridad y quizás con algo de luz a una lectura. Quiero pensar que no necesita ser explicada porque, a diferencia de otras obras poéticas, en especial las que van por la tradición hermética, los poemas de Kepa son transparentes, incluso en su aparente complejidad, pues en Murua lo que ha cambiado con el tiempo es el aspecto formal y no la razón de ser de su poesía, que desde sus primeros libros es la misma: la vida, el camino, la felicidad, la búsqueda del amor y, en esa búsqueda, el peligro de desviarse, de confundir el amor con el deseo o la defensa de una idea con la violencia.

Pero como esta es una introducción innecesaria, más allá del argumento que quiere evitarse sobre el valor de la obra, lo que sigue en este texto es la respuesta adelantada a la pregunta que podría hacerse un lector que ha seguido la trayectoria de Kepa Murua, porque la manera en la que se presentan los tres poemarios que conforman la trilogía no es igual al orden en el que fueron publicados, sino que obedece a la cronología real de su escritura. De esta manera el autor nos advierte que, en realidad, el último libro escrito fue Cavando la tierra con tus sueños; en medio Siempre conté diez y nunca apareciste; y el primero Cardiolemas, o los lemas del corazón, como le fue dictado el nombre por esa voz que solo los poetas conocen. Esta última es la razón por la que hemos querido llamar esta entrega Trilogía del corazón, por ser la manera en la que comienza su carrera literaria, que recoge el primer impulso desde la intuición y el palpitar que es donde salen los versos en su estado más puro.

En cuanto a temas formales es necesario advertirle al lector que los textos han sido revisados y por ello se ha actualizado la ortografía en el uso de los signos y los acentos, pero, en general, los tres títulos recogidos conservan la estructura original con la que vieron la luz.

© Catalina Garcés, septiembre de 2020.
© Prólogo de Trilogía del corazón, Luces de Gálibo, 2021.