Escritor

Mi mejor amigo

El tiempo no necesita
de nuestra ayuda.
Qué haré yo
cuando no estés
mi mejor amigo.
El tiempo no dura
como nuestra amistad
que no se puede explicar
sin este sentimiento
en la distancia.
Qué haré yo cuando
termine el día
y llegue la noche.
Sin nadie a quien contar
la última pesadilla.
Cuando no te tenga
para explicarte a mi lado
este sueño sin sentido.
Cuando no pueda
compartir contigo
el sonido de un zapato
deslizándose por el suelo
mojado por la lluvia.
El tiempo aguantará
nuestro mutuo destino.
Nos arrastrará
como juguetes rotos,
como hombres perdidos
por la calle principal.
Tú por un lado.
Yo por el otro.
Pero qué haré yo
cuando no estés
con el tiempo oculto
en nuestros rostros.
Sin tiempo
para la despedida.

Del libro No es nada (Calambur, 2008 y Amazon,  2019)

Oviedo 1985

Anterior

Mi padre

Siguiente

Esperanza

2 comentarios

  1. Hay ciertamente quienes están tan en uno que cuesta pensar que puedan irse o marcharse. No son comunes esos lazos, pero cuando surgen llenan todos los espacios y uno logra medirse hasta con una respiración que se comparte y un dolor que se extiende. Y es un poema que recoge con creces ese sentimiento. Solo queda desear que no llegue el día en que no esté.

  2. km

    Agradezco tus palabras Mery Sananes y grabo la última frase en mi mente para que sea así.

    Que la luz ilumine tus pasos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén