Escritura

Detrás de esa ventana hay un poema.
Uno que vuela y es la vida misma:
humilde, bella, serena, en calma.
Cada coche que pasa lleva en su interior
una historia. Cada mar un río.
Cada camino hasta la montaña
se pierde con cada abandono:
el tiempo que habla, como si nada,
que vuelve, como si volara.
En las nubes de la memoria
cada protagonista escribe su novela.
Con cada recuerdo puede que se confiese;
cuando se lee una página
se observa el origen desde lo alto:
el nacimiento del agua en la roca que se parte.
Hay que ser muy fuerte para hacerlo.
Pero, ¿quién es el que conduce solo?
Los árboles pasan, la carretera
nos dice que algo sucede.
¿Quién es el que se para?
Se detiene la escritura, la vida se congela,
se abre la ventana, el pájaro se asoma.


Poema del libro inédito, Escribir y volar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *