Vivisección del amor desde la pérdida

Luke, nº 138, abril 2012. Reseña de El gato negro del amor, por Javier Lostalé: “Vivisección del amor desde la pérdida”.

El gato negro del amor es una exploración de las reacciones más íntimas de los amantes desde ese poderoso escáner que es el lenguaje, al que Kepa Murua dota de toda su tensión simbólica y despoja del brillo de las metáforas para no distraernos de lo esencial. Una radiografía hecha desde un distanciamiento que abre muchos espacios para que sean habitados por el lector, en la que el pensamiento siempre es un pensamiento encarnado y se han borrado las fronteras entre lo visible e invisible, donde no falta tampoco el soliloquio. Una vivisección del amor desde la pérdida que, independientemente del tono confesional que posee este poemario, acentúa la libertad del autor para mostrar, más en esqueleto, los movimientos sísmicos del comportamiento amoroso. En cuanto a la presencia de los gatos, aparte de actuar como espejos y de facilitar ese distanciamiento antes aludido, catalizan los pensamientos, sentimientos y deseos humanos, son un ojo inquieto, con fiebre, que no deja de observar desde la altura, o desde un rincón, las reacciones de los amantes, se transmutan en formas humanas sin perder su velocidad para habitar las sombras y tienen el poder de hacerse transparentes como las radiaciones amorosas o de desvanecerse en lo que desean significar. Gatos que crean en algún momento una atmósfera de tiniebla luminosa propia de su naturaleza, esa nocturnidad de los gatos con temperatura de acecho, gatos que se ovillan en un regazo o afilan su cuerpo en un salto, enseñando a veces las uñas. Al decir esto, ¿no estamos pensando todo el tiempo en el amor? Alguien diría desamor. Pero ¿acaso no profundiza la pérdida el conocimiento de lo vivido y no se transforma en un deseo mayor de amor y en una viva presencia de quien nos abandonó? Así sucede en El gato negro del amor, en cuya lectura, ahora compartida, y espero que luego solitaria, nos vamos a detener durante unos pocos minutos.
Nada más comenzar la lectura, en el tercer poema, el gato negro se acerca a Kepa Murua –a todos nosotros que somos Kepa– y se transmuta, sin perder su realidad animal, en anuncio del amor que, aun antes de encarnarse, ya es dádiva y libertad. Amor que “tanto se acerca como se va”, pero que siempre vuelve. Luego, sentimos cómo los latidos de un corazón son los que rigen e impulsan toda nuestra actividad creativa y sentimental: “Cuando mi corazón estuvo fuera de mí / yo nunca pude escribir un poema”, nos dice el poeta. Y tratándose del amor era necesario tender lianas a los orígenes: a la madre y al padre. Madre que “va perdiendo vista”, hecho que el poeta traslada a su propia vida en la que “no ve nada de lo que le pasa”. Padre y su silencio. Silencio tan importante en la poesía de Kepa Murua, y no sólo en este libro. Silencio que cimenta “la relación entre padre e hijo”. Silencio –creemos– con pulso, que, como dice en otro poema, “no niega la evidencia / Sólo espera a que termine todo/ para comenzar a andar a su ritmo. No niega su presencia / sino que la realza”. Y en unos versos con una claridad íntima estremecedora, fijémonos como actúa el silencio entre los amantes, cómo se funden tiempo, deseo, presencia y ausencia, verdad y engaño, en el poema titulado “La pregunta aparente”. Seguimos esta lectura borrando casi los poemas al incardinarlos en nuestra propia vida. La poesía es un permanente borrar y alumbrar, tanto para el que la escribe como para el que la lee. Todo sucede dentro del lenguaje, claro. Ahora volvamos al amor perdido en el poema “Blues del perdón”. En él asistimos al proceso íntimo de ese regreso en el que la palabra, el espacio y el tiempo otra vez transparentan una biografía rota que se intenta amanecer. Un poema en el que se van concatenando los versos. Y surge el llanto como salvación. Varios gatos aparecen en el poema “El lloro a destiempo” para invitarle a “llorar su descontento”, a “llorar el amor perdido”, aunque sea a destiempo, porque “Serás libre de por vida / se te abrirá el agujero del pecho/ de nuevas rosas y raíces silvestres”. Aquí ya está presente la naturaleza, la fuerza primigenia de lo cósmico que aparecerá más veces a medida en que avanzamos en este libro, a medida que se busque el amor como estado primordial y asome su rostro la muerte (amor o muerte). Muerte, creo, y pienso en Aleixandre, más plenitud amorosa o resurrección última que desaparición. Y Kepa Murua se refiere también en otro poema, “Los pasos a veces”, al latido esencial del amor, que se repite único, a través de manifestaciones diferentes, y alude en el titulado “Muy dentro” a la paradoja como substancia del amor: En la pérdida brilla, alto, el amor; lo más lejano es lo más próximo, y ser y sentir no siempre se corresponden. “Es reconocer”, dice, “que te amo / cuando te he perdido”. No quiero tampoco olvidarme de la presencia de la ciudad en este poemario, en concreto Nueva York, en donde los gatos, en convivencia con los humanos, tejen un paisaje que en algún momento recuerda Poeta en Nueva York, por ejemplo en el hecho de que la técnica no deje escuchar el sonido de los pájaros y así encender los sueños de tantos seres anónimos, pero que no posee la carga onírica ni los elementos surrealistas del libro de Lorca. Hay en el poema al que me refiero, “En la ciudad del cielo”, una realidad visible y otra invisible, pero todo se transparenta y se funda en el amor como destino. Ciudad que cataliza la separación de la amada hasta el punto de resucitar su imagen en un rayo de sol que se refleja en un escaparate. Y si no he querido olvidarme de la ciudad, tampoco puedo hacerlo de los viajes: África y Egipto, transfigurados por el amor. Los viajes de los amantes son el mejor termómetro para conocer el estado de su amor o el volumen de engaño que alberga. A veces, en ellas la separación crece sin herida aparente. Les recomiendo que se detengan en “Sueños de lluvia”.
Quisiera terminar con una confesión, la del propio Kepa Murua: No hubiera querido escribir este libro. Ningún poema puede sustituir a la amada. Escuchemos ese lamento en “La poesía en el amor”, cuando nos dice: “Cuánto daría yo por no escribir / este poema si estuvieras conmigo…” El gato negro del amor es un libro escrito desde la pérdida y el dolor, pero con tanta contención, con tanta fecundación del amor perdido, con tanto deseo de no renunciar a su advenimiento, que el libro se convierte en un limpio horizonte de amor para el lector. Un gato cruza cada noche con cada poema. Como un relámpago cruza y nos quema con un deseo irresistible de ser en plenitud. Lo hemos sentido juntos. Espero que enseguida, en solitario, en el hermoso y solitario acto de la lectura de este libro.
+ info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *