Entrevista en “Rincón Literario”

“Los seguidores y seguidoras de “Rincón Literario” saben que, para mi, los jueves son mágicos. Pero debo reconocer que hay jueves más mágicos que otros. Hoy ha sido uno de lo ‘más mágicos’. Charlar y cambiar impresiones con un escritor, poeta, ensayista, editor…, de la experiencia y sabiduría de Kepa, hace que la magia camine por el estudio. Toda su literatura es poesía, de principio a fin. Hemos hablado de ‘Los Pasos Inciertos (memoria de un poeta metido a editor)’. Un libro valiente en el que cuenta su experiencia como editor entre los años 1996 – 2004. Gracias, Kepa, por la palabra. (Publicado por Chema Contreras)

La felicidad de estar perdido

Ediciones de la Isla de Siltolá, 2015
Colección Tierra, nº 44 (Poesía)
ISBN: 978-84-16210-57-2
268 páginas

“La felicidad no es más que sentir
el corazón sin moverse de lado a lado.
En el sitio justo, encogido en medio del pecho.
Saber que la balanza de la vida tiene su peso
sin una sombra en la nada más próxima
en medio de la vida compartida.” (Fragmento)

Autorretratos

Colección: Última Thule
Ilustrador: Ángel López de Luzuriaga
ISBN: 978-84-948306-0-0
128 páginas

Si todo autorretrato tiene algo de rememoranza y algo de ajuste de cuentas, Kepa Murua recurre a este formato con ‘la intención de recordar lo que se vivió de lleno en cada una de las fechas’ y también para hallar ‘la verdad de cada instante’ hasta acabar reconciliado consigo mismo y en paz. En Autorretratos, el primero de los cuales se remonta a los años 90, Murua recuerda si tenía o no trabajo, si tenía o no dinero, si pasaba hambre o la vida le iba más o menos bien para acabar en un presente en el que descubre ‘un hombre que ha sabido controlar su vanidad y que, después de haberse apartado de las ambiciones mal dirigidas, durante tiempo se ha ido dibujando con palabras, tal como corresponde a un poeta.

Lo que veo yo cada noche

Editorial Luces de Gálibo
Colección: poesía, 17
Barcelona, 2017
ISBN: 978-84-15177-44-5
300 páginas


“Somos parte de la existencia
de una que nos contiene
en su totalidad
pero inacabados.
Parte de un devenir
sin nada a cambio.
De una vida que nos mantiene
fijos a la tierra
respirando partículas de aire
que brillan en nuestros pulmones (…).
(Fragmento)